Cuida tu salud intestinal evitando estos 3 alimentos

Portada ¬Ľ Alimentaci√≥n ¬Ľ Cuida tu salud intestinal evitando estos 3 alimentos
Bacterias flotando cerca de las paredes intestinales.

La salud de nuestro cuerpo empieza en el intestino. As√≠ lo dec√≠a Cervantes hace 500 a√Īos y seguimos corrobor√°ndolo hoy en d√≠a.

Cuidar nuestra salud intestinal es fundamental para gozar de buena salud en general. Por eso, es importante saber qu√© alimentos debemos evitar para no da√Īar nuestro intestino.

El az√ļcar, principal enemigo de la salud intestinal

El az√ļcar es, sin duda, uno de los principales culpables de problemas intestinales. Perjudica directamente a las c√©lulas y promueve la inflamaci√≥n.

Esta inflamación afecta a todo el tubo digestivo: intestino delgado, intestino grueso, estómago, etc. También repercute en órganos relacionados como el hígado, la vesícula o el páncreas.

Se ha comprobado que el consumo de az√ļcar se asocia directamente a:

  • √ölceras g√°stricas
  • Enfermedad de Crohn
  • C√°lculos biliares

Por eso, es fundamental reducir al m√°ximo el az√ļcar en nuestra dieta. Esto incluye evitar alimentos que lo contienen de forma natural y a√Īadida.

Cuchara con az√ļcar.

Debemos leer bien las etiquetas de los productos y elegir opciones sin az√ļcar. Algunas alternativas m√°s saludables son:

  • Melaza
  • Miel
  • Az√ļcar integral de ca√Īa
  • Stevia natural

Los edulcorantes artificiales también son perjudiciales

A veces pensamos que los edulcorantes artificiales pueden sustituir al az√ļcar de forma saludable. Pero esto no es as√≠.

También se ha demostrado su relación con graves problemas de salud:

  • C√°ncer
  • Alteraciones del sistema nervioso
  • Da√Īo intestinal

Por ejemplo, la fructosa se relaciona con la enfermedad del h√≠gado graso no alcoh√≥lico. En diab√©ticos, acelera el da√Īo de los vasos sangu√≠neos.

Los polialcoholes (xilitol, sorbitol, etc) da√Īan directamente las c√©lulas intestinales. Provocan gases, molestias y alteran la microbiota intestinal.

Así que los edulcorantes artificiales deben evitarse por completo. Presta atención a su presencia en bollería industrial, chicles o refrescos.

Aceites refinados: generan inflamación e intoxican el organismo

El segundo grupo de alimentos que perjudican la salud intestinal son los aceites refinados. Promueven la inflamaci√≥n y la formaci√≥n de radicales libres que da√Īan nuestros tejidos.

Esto se debe al procesamiento industrial que sufren los aceites. En sus inicios pueden ser saludables, pero al refinarlos se generan sustancias tóxicas y se eliminan sus nutrientes.

Por ejemplo, el aceite de girasol crudo es muy beneficioso. Pero al refinarlo industrialmente, se vuelve perjudicial para la salud.

Depositando una gota de aceite con un gotero.

Los aceites también pueden volverse tóxicos en casa, si se calientan en exceso y empiezan a humear. Esto indica que se han quemado y alterado su composición natural.

Para cocinar, lo mejor es usar aceite de oliva virgen extra o aceite de coco. Son m√°s estables y resisten mejor las altas temperaturas.

Otros como el de lino o aguacate son delicados y se oxidan con facilidad. Deben usarse crudos y en peque√Īas cantidades.

Alimentos con lectinas: antinutrientes y disruptores intestinales

El tercer grupo de alimentos que perjudican la salud intestinal contienen lectinas. Se trata de prote√≠nas de defensa de las plantas que act√ļan como antinutrientes y toxinas para el ser humano.

Las principales fuentes de lectinas son:

  • Cereales integrales y granos (trigo, cebada, arroz, avena, etc.)
  • Legumbres
  • Solan√°ceas (tomate, berenjena, pimiento, patata)
  • Productos l√°cteos

Las lectinas act√ļan de diversas formas contra la salud:

  • Irritan y da√Īan las c√©lulas intestinales
  • Dificultan la absorci√≥n de nutrientes
  • Causan inflamaci√≥n
  • Alteran el funcionamiento hormonal
  • Aumentan la viscosidad de la sangre
  • Promueven enfermedades autoinmunes

Uno de sus principales efectos es aumentar la permeabilidad intestinal. Esto permite el paso de sustancias da√Īinas al torrente sangu√≠neo, relacion√°ndose con m√ļltiples enfermedades.

Algunos ejemplos de lectinas son:

  • Gluten: presente en trigo, cebada y centeno
  • Solanina: en tomates, pimientos, patatas y berenjenas
  • Case√≠na A1: en la leche de vaca industrial

¬ŅC√≥mo reducir el impacto de las lectinas?

Ante este panorama, ¬Ņdebemos eliminar totalmente los alimentos con lectinas? No es lo ideal, ya que nos privar√≠amos de nutrientes esenciales.

Lo mejor es:

  • Moderar su consumo
  • Aplicar t√©cnicas culinarias para reducir su potencia: cocci√≥n, remojo, fermentaci√≥n, pelado, etc.
  • Evitarlos por completo si provocan s√≠ntomas digestivos o enfermedades asociadas.

La tradici√≥n nos muestra trucos √ļtiles como pelar las patatas, poner en remojo legumbres y cereales o quitarles las pepitas a los pimientos.

Paso a paso hacia una salud intestinal óptima

Mejorar nuestra salud intestinal lleva tiempo, pero merece la pena. Un buen punto de partida es evitar los alimentos m√°s da√Īinos:

  • Az√ļcar y edulcorantes artificiales
  • Aceites refinados
  • Fuentes de lectinas irritantes

Luego, podemos incorporar otros h√°bitos positivos:

  • Dieta antiinflamatoria
  • M√°s frutas y verduras frescas
  • Prebi√≥ticos y probi√≥ticos
  • Ejercicio f√≠sico
  • Reducci√≥n del estr√©s
  • Suplementos beneficiosos

Poco a poco iremos notando como nuestro intestino se fortalece. Y con ello, mejorará nuestra salud física y mental.

Cuidar nuestro intestino es cuidarnos a nosotros mismos. Merece la pena el esfuerzo por llevar una alimentación consciente y un estilo de vida saludable. Nuestro cuerpo nos lo agradecerá.

Deja el primer comentario